Carlito`s way

General

¡El verano ya está aquí!

Escrito por kalikuli 02-06-2010 en General. Comentarios (3)

             

 

            

 

 

Llega el verano. Para mí la mejor estación del año. Ya dije una vez que me da igual que hagan 45º a la sombra. La prefiero antes que cualquiera otra estación. Seguramente a mí me gusta tanto porque mis mejores recuerdos de la infancia son los del verano. Los de Mazarrón. Mis padres alquilaban los meses de Julio y Agosto una casa que estaba en plena arena de la playa de La Isla. Le salía por una pasta pero lo hacían con todo el gusto del mundo porque disfrutábamos como enanos. Para el que no haya estado nunca, o no sepa como es, que vea la foto (es la que tiene tres arcos blancos como en punta redonda). Había una fila de casas en primera línea. Sólo con bajar los dos escalones del porche, estabas en la arena. Imaginaros los que suponía eso para 5 chicos de entre 0 y 16 años... ¡La locura!. Pues no lo pasábamos bien ni “ná”. Eso sí, mi madre terminaba reventada. Para ella no era veraneo y lo entiendo. Ella disfrutaba cuando, de 14:00 a 17:00, se comía y se dormía la siesta. Ya podías tener sueño o no, pero la siesta era sagrada y nadie salía hasta que no eran las 5 en punto:

 

-         ¿mamáaaaaaa, puedo salir yaaaa’??. Noo! Que son menos cinco....

-         Jooooo!!!

 

Luego pasamos a un adosado unos metros más para atrás pero la alegría de veranear era la misma. Y es que en Mazarrón viví muchas cosas buenas y otras no tanto: recuerdo a la perfección cuando, bajando en bicicleta por la carretera que lleva hasta el faro, “volé” literalmente por encima de un coche al que no ví al dar la curva. Cuando me dí cuenta que lo tenía delante, sólo pude frenar con el freno delantero y, sumado al golpe, hizo que lo pasara por encima volando...Cuando el hombre del vehículo me llevó a casa y me cogió en brazos para bajarme, a mi madre le vino a la cabeza la escultura de “La Piedad” de Miguel Angel. Estaba hecho un poema: rodillas, codos, muslos, cara,... Me costo estar un mes sin bañarme y con vendas, cristalminas,etc,..

 

La verdad es que la cabeza se me llena de recuerdos: las pelotas de plástico que tiraban las avionetas de publicidad y por las que un hermano mío se convirtió en el “David Meca” de Murcia tras nadar 16 km para coger una de las de Nivea, las guerras de trincheras en las que nos tirábamos bolas de arena duras como el acero, las partidas de chapas, los 5 hermanos esperando los sábados a las 16:00 a que llegara mi padre de trabajar de Murcia y nos trajera alguna cosa, los cubos de agua que ponían en las puertas de las casas para limpiarnos la arena de los pies, las hogueras nocturnas, el primer amor de verano, y, como no, la pesca. Normalmente íbamos a El Gachero que estaba justo enfrente de casa y que era una zona de piedras que se adentraba en el agua y que te permitía pescar sin molestar a los bañistas. Esta pasión me viene de tantas horas que me tiraba con la caña con mi hermano pequeño y un amigo. Cuantos cubos y cubos de mújoles cayeron...

 

Si la playa y esas vacaciones me traen a la mente recuerdos inolvidables, también me recuerdan uno de los peores: 31 de Agosto. Llegas a Murcia. Haces 15 viajes de ascensor para subir todas las maletas y las cajas. Cierras la puerta. Se cae el mundo. El pasillo, que mide un metro de ancho, te oprime los pulmones. Abres una puerta y no ves arena, sino una mesa para estudiar, libros,... Vas al salón y no están las bicicletas, ni las palas, ni el balón. Hay una tele y un periódico del 30 de Junio. ¡¡¡¡ Diosssss quiero morirmeeeeee!!!!! ... En fin, con los días se pasaba, pero os aseguro que era muuuyyy duro. 

 

Bueno, coged aire que termino de tirón..... allá voy!!:

llegan las vacaciones, los granizados de café con bola de vainilla, las cervecitas del chiringuito que entran como el agua después de tragar dos litros de sal, los “baños de asiento” en las playas del Mar Menor, los chapuzones con los niños en los que sales con arena hasta en las orejas, los castillos de arena que acaba pisando el gracioso de turno, las chanclas que dejan ver los mejillones que han estado hibernando durante meses, las camisetas chulas de Desigual, los paseos por la playa echando un ojo a las mozas, las partidas de palas en la orilla en las que te tiras al agua como si fueras Nadal jugándose el último punto en Roland Garros, los helados de Frigo, la caña de pescar y los kilos y kilos de pescados que saco todos los años, los aperitivos con el barril de Estrella de Levante, las siestas veraniegas de las que te levantas grogi, los madrileños que se creen los dueños de Murcia, los paseos por la playa de noche, los sudores de la muerte cuando te mandan a por helados a las 15:20, el X aniversario de la Barbacoa de la Zenia, el III concurso Berberecho de Oro de Lo Pagán, las carreras de bicicletas en las calles, las visitas a amigos de otras playas, el cine de verano y sus incómodas sillas, los baños con mi hija en la piscina de la torre, el Mundial de Sudáfrica, la pretemporada de los equipos de primera, la vecina gritando en la siesta, los controles de la Guardia Civil a la salida de San Javier, las duchas de agua fría al subir de la playa, las malditas cucarachas que, cuando intentas pisarlas, corren hacia tu pie, Maldini en la sombrilla de al lado hablando por teléfono con Manolo Lama, los paseos en barco que espero darme y las noches en las que me quedo embobado mirando el mar y soñando...

 

 

 

El destino, mis circunstancias y yo

Escrito por kalikuli 26-05-2010 en General. Comentarios (3)

 

                                    

 

 

Las cosas pasan porque tienen que pasar. Suceden para algo, por algo y en el momento adecuado y oportuno. Dadle el sentido que queráis. Unos argumentan razones religiosas, otros una razón mística, otros estadística, otros lo relacionan con el destino y otros no le dan importancia y piensan que todo ocurre sin más. Yo si creo que ocurren “por y para algo”. Tanto las buenas noticias, las alegrías y los amigos, como las peores situaciones que nos tocan vivir. Todas ellas nos marcan, nos ayudan y deben servirnos para aprender algo.

 

Os ha pasado alguna vez que torcéis una esquina y os chocáis con alguien, ¿verdad?. Son casualidades pero, siempre pienso que esa persona y yo hemos estado en mil sitios antes que en esa esquina, pero ese día y a esa hora hemos terminado pasando por el mismo sitio y a la misma vez,... Si este ejemplo lo llevas a nuestro día a día creo que las cosas que nos suceden desde pequeños van formando un esqueleto o un conjunto de sucesos que le dan sentido a nuestra vida. Y también creo cada vez más en esa teoría de que la gente que encuentras en el camino, la conoces y se cruzan contigo porque de una o de otra forma te ayudan a crear tu propia vida. Además, los encuentros se producen en el momento exacto. Ni antes ni después. Esas personas están ahí, en el mundo. Tienen sus propias vidas, sus caminos, pero al final, se cruzan. Se podría decir que nuestro destino ya está escrito, incluso que por mucho que intentemos que no sea así, no tenemos elección.

 

Igual mis padres tuvieron (y tienen) tanta amistad con sus amigos Clara y Felipe porque en el futuro la hija de ellos me ayudaría a encontrar mi primer trabajo, e igual nací en San Antolín porque tenía que conocer a esos amigos que tengo, e hice Magisterio porque tenía que conocer a Begoña e igual ella trabaja en el colegio porque mi hija tenía que conocer a sus fantásticas amigas e igual, y por esa misma regla de tres, en el futuro esas amigas representarán algo muy importante en la vida de mi hija, etc,...

 

Como veréis esta semana estoy muy filósofo. Entre que nunca he estado muy cuerdo, que he visto algo del final de LOST y que me tragué el otro día la peli de “el curioso caso de Benjamín Button” esta semana estoy más cerca del centro de enfermos mentales de El Palmar que de la oficina en Gran Vía.

 

El caso es que sobre esta película en cuestión había oído algo pero me la encontré sin buscarla (o igual no...). La echaban en el plus, y como hacía tiempo que no me tragaba una, decidí verla. De hecho, se me hizo la 1 de la madrugada o así, que para los madrugones de fin de semana que me pego, ya estaba bien. La película en sí tiene su miga. Es original, entretenida y con una banda sonora muy buena que os recomiendo que escuchéis en el youtube. El argumento es que el guaperas de Brad Pitt nace con el tamaño y forma de un bebé pero con el aspecto y problemas de una persona de 80 años y va rejuveneciendo con el tiempo. Con 70 años (es decir, realmente con 10 años) conoce a la mujer de su vida, la cual tiene 8 años o así. Aún con esa diferencia de edad, surge una relación entre ellos, pero es cuando tienen 40 años cada uno, y después de mucho esperar, cuando se juntan. Tiene un final algo triste por el que me “acongojé” un poquito, pero mereció la pena. Se salió de lo normal y de la típica película que ves en la tele.

 

Bueno, al grano. El tema en sí es que hay una escena de la película que relata muy bien todo lo que os contaba al principio. Me sentí muy identificado porque de vez en cuando pienso en eso de...”¡¿que hubiera pasado si en vez de esto hubiera pasado lo otro?”. Como por ejemplo cuando aquella persona que me cerró las puertas de un trabajo me dijo:

 

-          “lo siento Carlos... Pero, no te preocupes, cuando una puerta se cierra, una ventana se abre, ¿no dicen eso?”.

 

 ¡¡¡Ya te digo, que si se abrió!!!, y en la gloria que estoy.

 

Os dejo el enlace para que el que quiera, lo vea y me diga si está de acuerdo o no en que las cosas (buenas o malas) pasan porque tienen que pasar.

 

V.O subtitulada

http://www.youtube.com/watch?v=pQXUPfyeNIA

 

En castellano

http://www.youtube.com/watch?v=vB73IvBaKV8

 

 

Gracias a todos por formar parte de mi vida y de mi destino.....hoy me he rayado mucho, ¿verdad?.

 

 

Políticos de pacotilla

Escrito por kalikuli 19-05-2010 en General. Comentarios (3)

            

                                   

 

 

Esto se va al garete señores!. Lo tengo claro. Cada día hay más crispación en la calle y prácticamente en todos los ámbitos de la sociedad. El paro se dispara, la crisis económica aumenta, la sociedad está cada vez más dividida y nacen problemas nuevos de donde no tendría que haberlos. La justicia es cada vez más injusta y en general, para casi todo, nos la cogemos con papel de fumar.

 

Y la mayor parte de culpa la tienen los políticos tan penosos que tenemos. Mi jefe, y sin embargo amigo, Maikel dice que todo el que fuera Ministro debería haberse preparado para ello y estoy de acuerdo. Llámalo Master, llámalo carrera, llámalo curso de CCC a distancia,... pero “algo específico” deberían tener. Es bochornoso que un ministro no sepa inglés perfectamente, que no conozca al dedillo la Constitución, el mapa de autonomías, y nociones avanzadas de Economía y Política. Me acuerdo que los del programa de “caiga quien caiga” preguntaron una vez a la entrada del congreso dos preguntas. Una de ellas era la de “¿cuántas capitales provincias tiene España?”. Vale, pues varios ministros, Gaspar Llamazares (que se presenta en las generales a Presidente del Gobierno) y diputados de todos los partidos y colores no tenían ni la más remota idea de cuantas provincias hay en España. Una vergüenza en toda regla. La otra pregunta era: “¿qué es la deflación?”. Ese término tan habitual en economía y que en tiempos de crisis es fundamental conocer, pues no lo conocían bastantes de los políticos a los que les pagamos un buen sueldo. Así nos va. 

 

Pero empecemos por el presi. ¿Cómo se puede ser Presidente de un Gobierno y no saber hablar el inglés perfectamente?. Si es que aunque fuera por interés propio se tendría que poner al mejor profesor de inglés y aprender como un loco. ¡Ni que lo fuera a pagar él!. En cualquier empresa te piden nivel medio de Inglés y para ser Presidente de España no es necesario. Pues no lo entiendo. Mucho talante, mucha improvisación y así nos va. Los números 2 y 3 del gobierno son también muy grandes. La Pajín con 34 años, con una gran carrera profesional y académica y el Sr. Jose Blanco que resulta que va al programa televisivo de La Noria, en plan Fran Rivera, a hablar de crisis y soltar “perlas” del estilo: “no seré yo quien haga un kilómetro de AVE si esto supone bajarle un euro la pensión a un español”, con cara de tristeza y con los ojos mirando al más allá. Filosofía barata. Lamentable. 

 

¿Pero y la oposición?. Rajoy no convence ni a sus hijos con los discursos. Además en vez de decir las cosas claras siempre suelta alguna frase con términos rebuscados que la gente de la calle no entiende. No tiene carisma, no muerde, no transmite, no incita a votarlo. No será mal gestor pero no creo que llegue a ser Presidente. ¿y la Cospedal? ¿Y Camps que cuando habla parece Pajares?... A mi me gusta algo más Feijoo pero habrá que verlo más de cerca de ver de que pie cojea..

 

Y lo que es el summun de la indignación es la corrupción que hay en todos los partidos y en muchísimos ayuntamientos. Deberían aumentar las penas de cárcel para los que se apropian de dinero público. Primero que no deberían salir de la cárcel hasta que no devolvieran hasta el último euro de los que se han quedado. Y segundo que se tendrían que quedar más tiempo entre rejas. ¿es normal que el chorizo de Julián Muñoz esté ya en la calle?. Sacos y sacos de billetes circulaban por Marbella y pasados unos años, aquí no ha pasado nada... 

 

Más mano dura hace falta en muchos aspectos. Nos la cogemos con papel de fumar y así nos va. Por ejemplo: llegan media docena de Rumanos y dicen: “oye, esta casa está guapa, ¿nos metemos?. Pues vale”. Da igual que no sea suya. Da igual que acumulen mierda, que enciendan fuego sin ninguna medida de seguridad,.. Al lado de mi casa se han apropiado de una vivienda de dos plantas y ahí los tienes. Con sus hoguericas si hace frío, con sus carros llenos de basura, cagando en los rincones, y punto. ¿qué la casa no es suya?. Da igual. ¿qué los vecinos han puesto varias denuncias?. Da igual. Semos europeos. Para echarlos hay que localizar al dueño para que lo denuncie y si está muerto pues localiza a los herederos, etc, etc,... Esta semana he leído que Marruecos dice que Ceuta y Melilla son marroquíes y pide el fin de la ocupación de “sus” territorios. Miedo me da esto. Somos capaces de devolverles hasta la Alhambra piedra por piedra si nos lo piden dos veces.

 

Para terminar: Perez- Reverte habla en su artículo del semanal, entre otras cosas, de qué pasaría si llegaran marcianos a la tierra, y pasaran por España. Simplemente bordó el artículo: “...con Mariano Rajoy diciéndoles al cabo de un rato largo, tras pensárselo mucho: «Gracias por haber venido. Yo también me llamo marciano, Marciano Rajoy», mientras Bibiana Aído, con risita pícara de colegiala transgresora, los llama extraterrestres y extraterrestras del espacio y de la espacia, y Leire Pajín, entre anuncio y anuncio de champú, se congratula en el telediario de la conjunción planetaria Obama-Zapatero-Júpiter, calificándola de acontecimiento galáctico del milenio...”

 

 

Las excursiones

Escrito por kalikuli 12-05-2010 en General. Comentarios (3)

                           

                                   

 

¡Que grandes eran las excursiones del colegio!. Cuando tenías 8 ó 9 años eran algo, por lo menos en mi caso, ilusionantes. Como ya dije en un artículo en Navidad, ahora se le da poco valor a los juguetes, a los regalos, a salir fuera de casa, y a esas salidas del colegio,... Antes estas actividades suponían estar una semana nervioso y, a la vez, contento. Te ibas... ¡al valle perdido! o al ¡santuario de Calasparra!... uauauuuu! Ya ves, nada del otro mundo pero salías de la rutina de casa, del colegio. Y es que antes no te ibas con los padres y sus amigos de casas rurales o de hoteles tan a menudo, ni teníamos tanta vida social como ahora por lo que a cualquier actividad “extraescolar” se le daba más valor.

 

¿Recordáis cuando decía el profesor?: “Bueno, y ahora tengo que decirnos una cosa: el viernes hay una excursión....” Enseguida le cortábamos la frase gritando: ¡tomaaaa!, ¡bieeeeenn!, ¡cáspitasssss! (esto último es broma, claro). Te repartían la circular y la guardabas con esmero en la mochila para llevarla de forma segura a casa. Yo cuando la entregaba y preguntaba si podía ir siempre salía la frase de mi madre:

 

-           ¡¡uuhhh, no se yo, no se yo...Lo que tu padre diga...”.

 

Ibas a tu padre y te decía:

 

-           “¿que ha dicho mama?.

-    “Que lo que tú digas..”

-           ¿yooo?. No, eso es lo que tu madre diga. Bueno, ya veremos....”

 

Los dos sabían que iría, que no me iban a dejar “en tierra”, pero supongo que molaba ese discurso de “ya veremos, ya veremos...”. Lo malo eran los chantajes de los profesores y también, por qué no decirlo, de los padres. Esa semana yo no rechistaba ni en clase ni en casa. Con la frase de “no hagas esto que ya verás como te quedas sin excursión...”, no se me movían ni los pelos de las pestañas. Había que conseguir, como fueran, las 600 pesetas que valía eso y por supuesto la firma del padre/madre autorizando el viaje. Todavía recuerdo esos trozos de hojas recortadas con el “autorizo a mi hijo....” y el dinero encima de ellas, cada vez que había una excursión.

 

Una cosa que me tensionaba era ponerme malo antes de una excursión. Alguna vez me resfrié pero lo ocultaba de forma heroica. Una noche no paré de toser a dos días de una excursión pero lo hacía tapándome con la almohada para que no lo oyeran mis padres y me dijeran eso de: ¡con esa tos no te vas a ningún sitio...”. Creo que nos íbamos a una excursión a Guardamar del Segura y me apetecía mucho eso de jugar en la arena con los colegas al fútbol.

 

Además me gustaban las excursiones porque la mochila del viaje la llenábamos de guarrerías: bolsas de patatas, fantas, galletas de chocolate, golosinas... Ese día había permiso para meterte al cuerpo lo que pidieras. La tarde antes siempre bajaba al súper con 200 ptas. y me compraba cualquier marranería propia de esa edad. De los bocadillos que te preparaba la madre te tomabas la mitad (y siempre me sobraba el de chorizo y queso), pero de lo otro caía todo. Y para mí había una cosa que me encantaba: mi madre me preparada un vaso-tupperware con granada y zumo de naranja. Era una tontería pero me gustaba mucho que lo hiciera y por supuesto tomámerla.

 

Luego estaba el ambiente en sí de la excursión. Ese día se diferenciaba del resto en que los profesores eran (o se hacían) más enrollados de lo normal. Incluso nos podíamos meter con ellos y, siendo maristeños, os aseguro que era algo raro, raro, raro. Se acercaban a los grupos, contaban algún chiste, jugaban alguna pachanga al fútbol, y eso se agradecía porque se les caía esa capa de “inmortales” y de “intocables” que tenían.

 

Y por último, estaban los sustos de siempre: ¡ Profeeee, Gonzalo se ha caídoooooo!, y todos corriendo a por Gonzalo. Una vez en el Valle Perdido, un tal Amador se despeñó por un precipicio y se armó la “marimorena”. Pero bueno, ¿quien no se caía ese día y volvía con las rodillas como un cristo?. Entre la suciedad, los raspones, la sangre seca y el sudor, el agua de la bañera salía de un negror.... Esa es otra: este viernes se va mi hija a de excursión a Santa Pola pero no a la playa sino a un sitio de esos con parques de bolas y “mariconadas” de ese estilo. ¿Dónde están esos columpios de hierro oxidados que había en las excursiones? ¿Que fue de esos parques de suelos de gravilla y cemento? No como los de ahora, de asfalto acolchado. Así que nuestros hijos se dan un golpe en un dedito y parece que se le han roto las 3 falanges. ¡Cuanta mili les hace falta!. Se lo dice uno que estuvo en Jaca 11 meses, en la segunda unidad del tercer regimiento de acorazados de la Infantería de carros y carretas de Guadalajara.

 

Todos juntos: “Que buenos son los hermanos Maristas, que buenos son, que nos llevan de excursión...”

 

Real Murcia

Escrito por kalikuli 05-05-2010 en General. Comentarios (7)

                             

                                

 

El Domingo volví, tras varios meses de ausencia, a la Nueva Condomina. Nada ha cambiado. Ni la gente, ni el ambiente, ni el equipo, que es lo peor. Mira que no hay manera de tener un equipo como Dios manda...Que rabia da tener un estadio de primera, una ciudad de primera y un equipo en segunda o, posiblemente, en Segunda B. Yo creo que hay dos cosas que fallan: la directiva y la afición.

 

La directiva está pero no está. Se han dedicado a hacer negocios en Murcia y, aunque sacaron al club de un momento malo y lo reflotaron (cosa de agradecer), no se puede dirigir un club a 500 kilómetros de Murcia. Creo que no hay un dueño claro, que los jugadores no sienten la presión de quien manda y que no hay un ambiente como en el que hay en otros equipos. Si algo faltaba es que Samper se fuera, luego volviera, el concurso de acreedores,... en fin que el ambiente no es el mejor. Creo que para esto hay que saber más de fútbol de futbolistas y sobre todo, estar encima motivando o abroncando.

Mira Quique Pina. Aparte de que tenga pinta de ser un poco mafioso, el hombre controla del tema. Hace buenos fichajes y sabe cuando un jugador puede tener resultados en el campo. Dirige a los clubes con gran éxito: el Ciudad de Murcia pasó en 6 años de preferente a casi Primera División y ahora preside al Granada que lo tiene en puestos de ascenso a Segunda A, después de años y años de vagar por la segunda B y Tercera.

 

Aquí hace mucho tiempo que no se ha hecho un fichaje realmente bueno. Este año se ha acertado con Sergio Fernández pero claro tiene !35 años!!!. La mayoría de los fichajes son bastante mediocres y ya van muchos años... Y por otro lado, y para más INRI lo que tenemos de la cantera lo vendemos o mejor dicho, lo mal vendemos. Lo de Pedro León fue un escándalo. Se antepuso el enfrentamiento personal entre una persona y el jugador, al interés del club y así nos va. El siguiente será Sergio Escudero que con 21 años se le ve un pedazo de lateral que acabará fichado por un equipo de primera y por dos duros. Y es que te pones a repasar a los fichajes de los últimos años y te partes de risa: jugadores que no conocen ni en su casa a la hora de comer (Reginaldo, Cuqui Juarez, Andersson, la Pulga quintana, Noel Williams, Rosinei,..), otros que vienen a Murcia a tomar marineras y bañarse en los lodos del Mar Menor porque tienen una edad ya avanzada (Pablo Garcia, Esnaider, Roteta, Jofre,...) y otros que en otros equipos rendían muy bien y que aquí se “diluyen” (Luque, Goitom, De Lucas, Capdevila,...).

 

Y por otro lado está la afición. No somos la mejor, la verdad. Empezando por mi. Es cierto que vamos muy quemados con el equipo. Que llevamos muchas desilusiones y disgustos en el cuerpo, pero eso también lo llevan las de otros equipos y no paran de animar y gritar todo el partido. Minuto 0: salen los jugadores del túnel de vestuarios y se oye la primera voz gritando: ¡¡¡perros, que sois unos peeeeerrrrrooooossss!!. No me jodas hombre, vaya unos ánimos....

 

En el partido del domingo estábamos callados casi todo el campo menos los incondicionales de los “ultras” y varias peñas que no paraban de animar. Bueno, más bien nosotros nos dedicamos a pitar o gritar algún improperio. Eso sí, mete el Murcia el gol y todos a animar como locos: Murcia! Murcia!,...Incluso los que decían que Capdevila era un paquete, después lo animaban con aplausos... No me extraña, por tanto, que uno de los ultras se dirigiera a la grada sacando el dedo todo cabreado. Al tío le jodía que aplaudiéramos y en parte tenía razón. ¿Por que?. Porque cuando nos empató el Castellón, volvimos a pitar, a cagarnos en la madre de Capdevila, en la del entrenador y toda la plantilla. ¿No hay que animar cuando el equipo esta mal? Es que hacerlo cuando vamos ganando es de libro. Yo la verdad es que no suelo hacer ni una cosa ni otra, pero no significa que no me duela y que no sufra.

 

Igual la solución pasa por bajar a Segunda B, que Samper se vaya y que entre algún empresario murciano (o no) y le dé aires nuevos a esta entidad. O a lo mejor es nuestro “sino”, nuestro destino: ser un equipo ascensor que no es capaz de mantenerse en Primera más de 3 años seguidos. Yo desde luego si sigue esta directiva dejaré de ser socio, peñista y accionista (que manda narices!).

 

Por cierto, para el que no lo sepa, mi abuelo Magdaleno Ariño De Los Hoyos (vasco, bajito pero con dos cojones) fue el que inauguró el marcador de la Condomina con un gol a pase de su compañero Thompson (que modernos eran en esa época!). Fue un 25 de Diciembre de 1924. Ahí sí le echaban huevos al asunto y no como ahora....

 

¡Un abrazo abuelo!